La Era de la Histeria Global y los Hilos que Mueven el Mundo

Crisis. Pánico. Ahorrar, ahorrar. Lo dice la tele, lo dice la radio, lo dicen los bancos, lo dicen los hilos que mueven el mundo. Amén.

¿Y de qué nos extrañamos? Hace años que venimos sufriendo una incontrolada subida del precio de la vivienda; del suelo y de los materiales. Y no sólo de la vivienda, sino también del coste de la vida. El Euro nos ha obsequiado con una inflación que durante 6 años han sabido ocultar hábilmente gobiernos y empresarios; economistas y expertos. ¿Cómo es posible que un café, un kilo de arroz, una barra de pan,  hayan triplicado su precio en 6 años y en ese mismo periodo el IPC apenas haya aumentado un 20% ? El primer par de semestres de la Era Euro,  los precios se quedaron tímidos en un cambio exacto al céntimo, empezando una brutal escalada en los dos años siguientes. ¿Cómo calculan entonces los Gobiernos el IPC? ¿Según la cuenta de la vieja? ¿Según les cuadre? ¿Quitando y poniendo de la fórmula productos de gran consumo a su antojo para que les cuadren los números? Y efectivamente, una vez que este feroz Capitalismo ha estrujado al máximo la gallina de los huevos de oro de la Aldea Global, es cuando la lógica se impone: la gente no puede permitirse una vivienda, está endeudada hasta el cuello pagando con plástico, pidiendo créditos que no se pueden permitir para poder vivir con algo de dignidad. Y si no hay dinero para lo básico, menos lo habrá para lo superfluo, para el consumismo y los artículos de “lujo” (un viaje, un blu-ray, un todo-camino, comer fuera a diario, etc.) que son los que activan el mundo capitalista en el que vegetamos. Y los que antaño clamaban al cielo cuando el ciudadano medio pedía que el Gobierno interviniera para parar la escandalosa subida de la vivienda,  y exclamaban que los gobiernos no deben llevar a cabo medidas intervencionistas que castren la macro-economía, vienen ahora llorando a las rodillas de Papá Estado para que estatalicen a los grandes ladr…., – perdón, lapsus linguae -, a las grandes empresas y que no se nos venga abajo todo el chiringuito. ¡Qué jeta, qué hocico, qué morro le echan!

Pero lo más gracioso de la historia se nos presenta ahora, en Otoño de 2008, cuando parece que de repente – como si fuera una seta que aparece tras una tormenta – el virus que lleva infectándonos poco a poco desde hace años se manifiesta (¡uyyy, qué cosa más rara, ¿no?!), cuando los jóvenes trabajadores llevan años malviviendo en pisos compartidos à là mode estudiantil sin ninguna opción de adquirir una vivienda, pero incapaces igualmente de acceder a la vivienda en alquiler, con cuotas que apenas varían respecto a una mensualidad de una hipoteca, con arrendadores exigiendo 2-3 meses de fianza y un aval bancario de 15.000 EUR (¿cree usted, Sr. Arrendador, que si yo tuviera 15.000 EUR en el banco iba a irme de alquiler pudiendo meterme en una hipoteca? ¡Pobres sufridos y económicamente holgados padres, Dios os bendiga por avalarnos!).

Pero claro lo que no aparece en los medios de comunicación, no existe. Y ahora, de repente estamos en crisis: hay que estar en crisis, la crisis está de moda, la crisis vende, la crisis en primera plana….. A ver, o me he perdido algo, o soy tonto… El Euribor ha bajado en los últimos tres meses, el petróleo está a menos de la mitad que en marzo de 2008, pero la Gran Crisis aparece precisamente en octubre y no en mayo… Señores: la Crisis que ustedes, bancos, gobiernos, grandes emporios, hilos que mueven el mundo, han estado nutriendo y a la vez ignorando (me lleno los bolsillos, para cuando nos interese anunciar la crisis y las bolsas se desplomen nos pille a todos en el Caribe viviendo de las rentas) se hace ahora especialmente notoria y pública porque ustedes ya no se fían de ustedes mismos. Los bancos no se prestan los unos a los otros porque son conscientes de que si ellos mismo están de mierda hasta el cuello, cómo estará el vecino (¡quita, quita, que si yo ando así de malito, como estarás tú, guapo!). Y llega SuperEstadodeBienestar desde Kriptón con una inyección de liquidez (qué morro, a quien no puede pagar la hipoteca no te creas que les dan una inyección, ni de Nolotil para quitar la jaqueca, claro) para salvar el sistema. ¡Ah mira, eso no es intervencionismo…..!

Y el colmo de la desfachatez: llegan los Bancos (San Bebeuveá, por ejemplo) y afirman severamente que la crisis va a durar por lo menos hasta el 2012, así que señores que no se extrañen ustedes de que su empresa (esa que por culpa de la crisis ha dejado de crecer un 20% y ahora “sólo” crece un 15%) haga un ERE y le manden a usted y 1.500 mileuristas más a paseo  y aprovechen la tesitura para cumplir su sueño de deslocalización y se lleven su fábrica de usted, su empresa, a Rumania, China, o Chiquitistán a fabricar a un coste irrisorio y crecer un 20%…

¿Y qué le pasa a la Señora María cuando va a comprar a El Corte Inglés? Que como ha estado todo el santo día viendo en la tele que hay crisis y que ay qué mal que está la economía, pues no se compra una tele nueva,  y come conejo en vez de marisco, y no va ya al cine, aunque a ella ni le va ni le viene el Euribor, porque su marido sigue ganando lo mismo cada mes y hace años que acabó de pagar el piso.

Pero como al Bebeuveá y los grandes emporios que lo participan, que al final esto no deja de ser una oligarquía y todos pertenecen a todos, y siempre son los mismos, sólo les interesa que Papá Estado les salve de su autoinducida ruina, pues les da lo mismo que su informe de Crisis provoque una paranoia colectiva que empeore aún más las cosas. Y qué decir de los medios: siempre morbosos y sensacionalistas; politizados y manipuladores… ¡Viva la libertad de prensa!

De mayor, quiero ser Bebeuveá.

Otto Zimt

Anuncios

~ por ottozimt en 21 noviembre 2008.

Una respuesta to “La Era de la Histeria Global y los Hilos que Mueven el Mundo”

  1. Yo tengo un sueño… Quiza consiga independizarme con 60 años, y con suerte viviré hasta los 120 para pagar una hipoteca que ahora te las hacen que van a tener que pagarlas nuestros nietos.
    Una amiga mia se queja de que en su curro no hace nada, pero llega a los 1700 napos al mes. Pues conozco mucha gente que se mata a trabajar ya duras penas llega a los mil euritos.
    En este país las cosas van muy mal.
    Mientras que aquí, alguien que lleve 10 años en una empresa apenas les suben el sueldo, si al menos no ha tenido la suerte de que se lo congelasen (mode ironico off), en París un barrendero, por el simple hecho de ser funcionario del Estado cobra sus 2000 euritos.
    Y yo que me estoy preparando unas oposiciones jugosas, parece ser que mi sueldo no superará los 1600. Ya con eso me puedo dar por contenta que claro, en el mundo que vivimos y de crisis es un sueldazo. Pero me resulta alucinante como el coste de la vida a subido tan espectacularmente y los sueldos se han mantenido como antes de la llegada del euro.
    Aun me acuerdo cuando un chicle te valía 5 pesetas, cuando la barra de pan eran 50 pesetas… quiza es que la palabra céntimo nos hace pensar que todo es menos? con eso de que parece pequeñito…
    Es terrible. no se donde vamos a llegar…
    Bueno si, a la esquina del barrio, porque más lejos lo veo complicado, y andando caballeros y desgastando poco las zapatillas que nos tienen que servir para dentro de 10 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: