Por un Mundo sin Razas… y una Prensa sin Prejuicios

My Dearest Children,

el Gran Día. El Gran Sueño Americano elevado a su máximo exponente. El Gran Evento que las ensoñadas imaginaciones de grandes hombres como Martin Luther King ni tan siquiera se atrevían a soñar. King, Rosa Parks,  Jesse Jackson (hace algunos años)… Ellos sólo querían que los negros pudieran pasar desapercibidos, que nadie les juzgara o prejuzgara simplemente por ser negros. En definitiva, ser simple y llanamente seres humanos, sin categorías ni prejuicios.

Ahora Barack Obama acaba de ser envestido como 44º Presidente de los Estados Unidos de América. Un negro en la Casa Blanca. Parece que, pese a todo, estamos consiguiendo que el mundo vaya cambiando; Derechos Humanos, respeto al Medio Ambiente, algo más de igualdad entre sexos… Aunque es evidente que queda mucho por hacer aún, retrospectivamente, si comparamos este loco mundo con el que me vio morir hace más de siglo y medio, vamos (váis my Dearest Children) por buen camino.

Un día histórico. Aunque lo ha sido más para una joven que ha visto como, hoy mismo, dos transeúntes la han salvado en Barcelona de una muerte segura a manos de su vaya-usted-a-saber-por-qué despechado ex novio. Pero más histórico será el día en el que la prensa se guarde para sí descripciones aparentemente inocentes que lejos de ser objetivas taladran los subconscientes de los incautos lectores, oyentes o telespectadores. El día en el que ante cualquier delito o crimen no tengamos que oír el tedioso “de origen sudamericano, rumano, gitano” o “de raza negra, amarilla o azul”. Ya que si no tenemos que oír “un ciudadano gordo o rubio o con gafas o feo o de Albacete o con el culo caído”, tampoco  deberíamos oír su procedencia a grupos raciales que en el subconsciente colectivo se graban como marginales o minoritarios y peligrosos. El día que no tengamos que oír ofensivas omisiones o insultantes referencias de pasada que serían epítetos en caso contrario. Me refiero a que hasta que prácticamente no he visto terminar el reportaje al respecto del suceso en Barcelona en esa caja electrónica que llaman no sin razón “caja tonta”, no he podido ver que uno de los dos heróicos transeúntes es sudamericano, cosa que hubiera aparecido en los primeros segundos de emisión o titulares en caso de haber sido el agresor. O ver como un diario de la categoría de El Mundo (ver noticia) hace referencia aislada y casi inapreciable de esta peculiaridad, que en un mundo perfecto no me debería extrañar, pero que visto lo visto, no me hacen más que desconfiar de los hilos que mueven el mundo (nunca mejor dicho).

El día en el que realmente ser negro, chino, ecuatoriano, murciano o mostoleño; rubicundo, cojo, cachas, rechoncho o más feo que Picio (no sé quién sería pero me ha hecho gracia otra expresión más del español) sea estrictamente indiferente; el día en que el segundo o tercer o cuarto Presidente negro o la primera mujer Presidente juren su cargo sin que nadie haga mención al respecto. Ese día, será el verdadero día histórico.

Yours faithfully,

Nicholas Twill

Anuncios

~ por Nicholas Twill en 21 enero 2009.

2 comentarios to “Por un Mundo sin Razas… y una Prensa sin Prejuicios”

  1. No resulta demasiado creíble que Nicholas hable con ese desparpajo, ¿no crees? Estas palabra sno parecen salr de la pluma de ti, un autor decomonónico donde ni siquiera te planteabas en tus obras la posición de la mujer en la sociedad inglesa del té y las pastitas. ¿Qué ha sido de ti? ¿Eres tan diferente que no te reconozco….?

  2. Yo siempre ha sido una soñadora, una mujer que cada vez que pasaba por una delimitación de comunidades o por una frontera hacía la gracia de poner un pie en cada lugar para ver que se podía estar en dos paises al mismo tiempo.
    Me reia sobretodo porque me hacía mucha gracia que solo porque a alguien (sea antiguo, actual o porque se levante por la mañana y piense así) le da por delimitar todos los áreas de influencia y de poder de un “pueblo”.
    Jamás he creido en las fronteras, pues me parece que éstas no son mas que barreras para el entendimiento, para diferenciarnos y crear prejuicios entre nosotros, y para que por una isla donde sólo vive una cabra que se alimenta de una planta que usamos como condimiento requiera de una estacamento armado para ira poner una banderita como si del descubrimiento de América se tratase.
    Me llega ha hacer mucha gracia cuando alguien se pone racista o nacionalista justificando la pureza y superioridad de una u otra raza. Un ejemplo es cuando los skindheads en madrid te vienen con la justificación de que los latinos y los negros debería desaparecer de “sus tierras”. Curiosa mentalidad de un pueblo formado por: iberos, celtas, fenicios (que son judios señores), griegos, romanos, musulmanes (brillante etapa Al-Andalus), alemanes, ingleses, el cambio de monraqui de una “hispana” por una fracesa como es la actual (si señores a ver si aperdemos un poco de historia y nos damos cuenta que los Borbones son franceses en origen), gualtemaltecos, caribes… Y aun solo estoy en los principios de la edad moderna caballeros…
    Pureza??? Fronteras??? Racismo???
    Donde está esa justificación??
    Es divertido cuando los nacionalismos se retrotaen a la Edad Media. Lo és. Porque detenernos ahi? Yo voto por voler al concepto de la Prehistoria en la que las únicas fronteras eran los valles, las montañas y los rios.
    Recuerden esto caballeros… TODOS VENIMOS DE AFRICA a ver si se mete ya en la cabeza del personal.
    Y dar la extrema importancia a una mutacion genética que solo funcionó en Europa porque el sol no era tan agresivo como en Africa, me parece se una irrealidad y de un desconocimiento de la propia humanidad alarmante.
    Podeis juzgar a la gente por su pelo o carencia de ello, su color de ojos, su aspecto (si, es posible que algunas personas no entremos en el canon establecido ahora pero nadie discute que las mujeres de Rubens tienen un encanto dulce y encantador, o no?), por su procedencia o por si le pican los pies los lunes…
    Por favor, dejemos de ser crios.

    En cuanto a los que comentas de la noticia yo me alegré de lo que sucedió, puede que en el fondo haya personas con conrazón en el mundo y que tengan algo de la esperanza en la humanidad que hace tiempo perdí, convirtiéndome en una escéptica. Que sea latino, mongol o chipriota para mi es lo de menos, pero es verdad que los periódicos tienden a resaltar las malas acciones más que las buenas sobre los lugares de procedencia o raza del sujeto que lo protagoniza. A ver si eso les indica que… “un español mató ayer a…, un albaceteño hizo…” al igual que “un ecuatoriano…”

    Igualdad, pues entonces seamos consecuentes

    PD. Eulen für immer… hombre yo creo que un blog es un blog. Y no tiene porque jugarse siempre a un personaje que por otra parte debe reflejar sus propios pensamientos sobre un tema tan candante y actual. Es muy complicado, o en otras ocasiones simplemente no queremos seguirlo XD. Como mi pasado de actriz lo sé.

    Off topic:
    Vi un musical absolutamnete glorioso con una carga de crítica social bastante importante que tiene una canción llamada “Everyone is a little bit racist”
    Os lo dejo aqui y ya me contareis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: