Poderosa Dama Ineludible

My Dearest Children,

Poderoso caballero es Don Dinero. Pero nadie debe olvidar quién es la Jefa. Pensamos, pobres ingenuos, que nosotros llevamos el control de nuestras vidas elucubrando, realizando cálculos mentales sobre planes de futuro, sobre riesgos necesarios o innecesarios e incluso algunos, más osados e inquietos, retándola hasta límites insospechados, jugando arriesgadas partidas dementes (deportes extremos, ruletas rusas, amistades peligrosas). Para sentirse vivos. Más vivos. Los más vivos. El ser humano, irracional como pocos, especie inquieta y prometeica que está diseñada para el inconformismo, para la búsqueda eterna e infructuosa de la felicidad, que debe concebirse más como un estado de ánimo que como un objetivo alcanzable.

Pero Ella manda. Da igual lo que hagas, da igual lo que no hagas: Ella lleva las riendas. En general podríamos decir que es de naturaleza abúlica y previsible y que se limita a seguir la corriente de las leyes naturales (sus leyes, por otra parte) o de aleccionar a aquellos dementes que tanto tientan su suerte con una mezcla de azar y suspense magistralmente calculada para mantener ansiosos y entretenidos a los adeptos al “No risk, no fun”. Pero Ella también se cuida de pasárselo en grande, jugando funestas e incomprensibles malas pasadas a los que se creen a salvo en sus moradas, protegidos en insulsas vidas de miedo y falso control.

Por eso la Muerte podría ser la insignia de la Democracia. Todos somos iguales ante la Muerte.

Y pobre de la personita que de repente se cruce en sus macabros planes, porque haga lo que haga, sucumbirá a tamaña demostración de genuino humor negro.

Johanna Ganthaler ha sido una de sus recientes víctimas más notorias. Esta jubilada italiana tuvo la inmensa fortuna de perder el vuelo 447 de Air France que el 31 de mayo de 2009 desapareció en aguas del Atlántico, sin esperanza ya de encontrar supervivientes. Se puede decir que, como otras personas, volvió a nacer aquél aciago día. Pero su nueva vida poco le duró, ya que, tan sólo una semana después, la Muerte se salió con la suya segando brutalmente la vida de esta ciudadana italiana que falleció en un accidente de tráfico en Austria. Su marido, que también perdió el vuelo, tuvo la suerte (o quizás la desgracia) de resultar gravemente herido.

Así, ya véis, my Dearest Children, que más vale no cruzarse en el camino de quien tiene un humor un poco trasnochado e inestable y que da igual quién seas, cuánto dinero tengas, cuánta desgracia acumulada cargues sobre tus doloridas y anchas espaldas, que la Poderosa Dama Ineludible dará buena cuenta de ti a su ciego o miope o malhadado antojo.

Yours faithfully,

Nicholas Twill

Anuncios

~ por Nicholas Twill en 13 junio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: